El Ministerio de Justicia y Naciones Unidas realizaron un nuevo taller para mejorar el acceso a la justicia de mujeres sordas e hipoacúsicas

Judiciales 07 de febrero de 2018 Por
El taller se llevó a cabo en el marco de una iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
personashipoacusicas

Con el objetivo de la inclusión de mujeres sordas e hipoacúsicas a la justicia, se elaboró un taller con funcionarios públicos para analizar acciones que lo posibiliten. La iniciativa del PNUD, es desarrollada por la Subsecretaría de Acceso a la Justicia, perteneciente al Ministerio de Justicia de la Nación.

María Fernanda Rodríguez, Subsecretaria de Acceso a la Justicia expuso en la apertura del encuentro, “siempre nos ha preocupado mucho esta intersección de género con discapacidad. Y en el caso de la discapacidad auditiva, la dimensión del lenguaje añade mucho trabajo adicional, porque hay palabras y expresiones vinculadas a la problemática de género que hemos ido construido culturalmente y que tienen que verse reflejadas en este colectivo de mujeres con discapacidad auditiva”.

Asimismo, agrego que “hay que avanzar en explorar buenas prácticas concretas de acceso a la justicia de las personas con discapacidad”.

La iniciativa "Removiendo obstáculos para el acceso a la justicia de mujeres sordas e hipoacúsicas", busca que los distintos actores sociales encargados de implementar políticas responsables, promuevan el acceso a estas mujeres con el objetivo de:

• Identificar los principales problemas, barreras y obstáculos que limitan el acceso a la justicia de mujeres Sordas.

• Analizar acciones, instrumentos y políticas alternativas y viables que permitan remover las barreras identificadas.

Luego, el Asesor de Derechos Humanos y Discapacidad del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ACNUDH), Facundo Chávez Penillas brindo una conferencia de  “Experiencias comparadas de implementación de ajustes razonables. Desafíos y buenas prácticas en el desarrollo de herramientas innovadoras y accesibles”.

Según estimaciones, del gran número de mujeres  que necesitan este tipo de acompañamiento en nuestro país, las que lo reciben son solo unas pocas. Las causales pueden ser que a pesar de sufrir violencia de género, no tienen el conocimiento de que sus derechos están siendo vulnerados y que pueden remediarlo a través del acceso a la justicia o “porque en estos servicios no encuentran la respuesta que necesitan”.

Fuente: Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

 

Te puede interesar