Lo condenan hasta el 2036 por robos y secuestros extorsivos

Judiciales 19 de marzo de 2018 Por
El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 28 consideró que le correspondía una pena única de 25 años de prisión en consonancia con lo dictaminado por la fiscalía.
fiscales

El juez Federico Salvá, integrante del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº28 (TOC 28) realizó el cómputo de la pena que le correspondía a un hombre que fue condenado en el 2012 por ser jefe de una asociación ilícita dedicada al robo de autos y a realizar secuestros extorsivos.

El condenado, de apellido Prola, estuvo detenido desde el 13 de julio de 2011 hasta el 26 de octubre de 2012, fecha en la que se fugó mientras era trasladado desde el Penal de Marcos Paz hasta  el Hospital Durand. Permaneció prófugo hasta que al mes fue recapturado y hasta la fecha sigue preso.

La condena original había sido de 27 años, resuelta por el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº16  pero  la Cámara Federal de Casación Penal modificó cómo concursaban los delitos y envió a sorteo la causa para que sea otro Tribunal el que fije las penas para los acusados.

De ahí la intervención el TOC 28 que fijó una pena de 24 años de prisión para Prola. Pero como este ya tenía una condena del Tribunal Oral Federal Nº6, ordenó la unificación de ambas, fijándola en una pena única de 25 años de prisión. Considerando lo anterior y el dictamen de la Fiscalía General Nº16 ante los Tribunales Orales Criminales y Correccionales, el juez Salva determinó que le restan cumplir aún 18 años y cinco meses, por lo que el vencimiento de la pena será el 29 de julio de 2036

Detalles del caso:

Durante el juicio se pudo probar la existencia de una asociación ilícita que actuó, por lo menos, entre marzo de 2011 y julio de ese año. Junto al condenado se determinó que otros tres sujetos actuaban con él. Uno se encargaba de amedrentar a la víctimas); otro  de  “reducir y ubicar” los autos robados; y un tercero, que era  el encargado de guardar las armas o “herramientas”, como les decían.

Se probaron tres hechos ocurridos dentro de la Ciudad de Buenos Aires:

El primero, el  30 de marzo de 2011, en el cual cerca de las 2 de la mañana, interceptaron en Avenida Lugones y Sarmiento a un auto marca Volkswagen modelo Suran donde viajaban dos policías federales. Estos fueron golpeados y les exigieron la entrega de  todas su pertenencias, entre las cuales había dos armas, un reloj, un teléfono, una cadena de oro y hasta la credencial de portación, tenencia y legítimo usuario. Los policías fueron liberados cerca de Puente La Noria.

El segundo se produjo alrededor de las 2 de la mañana en una estación de servicio ubicada sobre la Avenida General Paz, a la altura de la Avenida de los Constituyentes. En el estacionamiento interceptaron a dos personas, a las que hicieron subir al auto. Les sustrajeron sus billeteras y celulares, y los llevaron  a un cajero donde extrajeron dinero de una de las víctimas. Luego los obligaron a llevarlos a la casa de uno de los damnificados con el objeto de que les entregaran más dinero. Al ver los ladrones que demoraba, arrancaron el auto para irse, lo cual hizo que una de las personas que había quedado con ellos, se tirara del vehículo en movimiento.

El tercer episodio se produjo un día después del anterior y tuvo como víctimas a dos hermanos. El primero de ellos fue interceptado cerca de la 01:30 de la mañana,  a la altura de Aeroparque, en la avenida Costanera. Allí  fue subido a su vehículo, dentro del cual fue golpeado y amenazado. La víctima los condujo a su local, en el barrio de Recoleta, donde les entregó algo de dinero que había allí. No conformes con ello, lo condujeron hacia la Panamericana donde lo obligaron a llamar a su hermano, el que terminó también secuestrado tras llevarles la suma de 5 mil pesos. Cerca de las 05:30 y luego de haber intentado robar dentro de la casa de una de las víctimas, se llevaron los autos de los dos y los liberaron en la intersección de Panamericana y Av. San Martín.

Fuente: Fiscales.gob.ar

Te puede interesar