"Puente 12”: solicitaron prisión perpetua para Etchecolatz y Minicucci

Judiciales 07 de julio de 2018 Por
Son considerados como los principales responsables de centros clandestinos de detención y tortura.
etchecminic

La fiscal federal Ángeles Ramos requirió la prisión perpetua al ex director general de Investigaciones de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, Miguel Osvaldo Etchecolatz, y al ex jefe del Área Militar 112, Federico Antonio Minicucci.

Ambos, son considerados como los principales responsables de los centros clandestinos de detención y tortura que funcionaron en la División Cuatrerismo de la Brigada Güemes, en La Matanza, y en la Comisaría 1ra de Monte Grande, en el partido de Esteban Echeverría.

Etchecolatz y Minicucci son acusados de ser coautores mediatos de homicidios calificados, el primero de ellos por un caso, y al segundo por trece.

Asimismo, solicitó penas de entre 15 y 25 años de prisión para los siete ex policías bonaerenses que llegaron a la instancia de debate acusados de haber tenido responsabilidad en diferentes hechos de privación ilegítima de la libertad agravada y de aplicación de tormentos padecidos por 125 víctimas que pasaron por los mencionados centros clandestinos, 64 de las cuales se encuentran aún desaparecidas.

“Con sus conductas afectaron los bienes más importantes: la vida –incluyendo en varios casos el agravante de no haber entregado los cuerpos, manteniendo a sus familiares y seres queridos en la más atroz incertidumbre hasta el día de hoy-; la integridad física al aplicar los más brutales métodos de tortura, tanto para obtener la información que ellos buscaban como por mero sadismo; la libertad individual sin siquiera tener la posibilidad de reclamar ante el poder judicial sino que al ser privados de su libertad quedaban sujetos a la voluntad y el capricho de sus captores; la libertad sexual; la propiedad, pues cada secuestro implicaba arrasar con parte o todo lo que había en las casas de estas personas”, señaló Ramos.

Por otra parte, la fiscal tuvo en cuenta que ninguno de los imputados brindó información durante del proceso que ayude a reconstruir la verdad.

Cabe destacar que once de las mujeres secuestradas se encontraban embarazadas, teniéndose hasta la actualidad ninguna certeza respecto de los nacimientos. Algunos niños fueron apropiados y otros continúan siendo buscados.

Durante las audiencias, la fiscal describió las condiciones inhumanas en que se desarrolló la detención ilegal de las víctimas, caracterizada por la casi absoluta falta de provisión de alimentos, el hacinamiento y la falta de higiene, así como el trato despiadado brindado a los cautivos y la omnipresente amenaza de ser torturados y asesinados.

Fuente: Fiscales.gob.ar

Te puede interesar