Científicos del CONICET descubren nuevos mecanismos en la fertilidad masculina

Salud 09 de septiembre de 2018 Por
Esta investigación tiene especial importancia para el mejoramiento de las terapias reproductivas
conicet1

Un trabajo reciente de investigación llevado a cabo íntegramente por científicos del CONICET, y que fuera publicado por la revista Scientific Reports, da cuenta de un mecanismo de señalización celular del espermatozoide desconocido hasta el momento y que tiene potencial aplicación en la clínica reproductiva.

Los espermatozoides de mamíferos no son fecundantes al momento de la eyaculación, sino que para adquirir la capacidad fértil y lograr fecundar un óvulo, disparan una serie de eventos moleculares influenciados por el ambiente del tracto reproductor femenino. Esto lo explica Darío Krapf, investigador adjunto del CONICET y director del Laboratorio de Cascadas de Señalización Celular del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR, CONICET-UNR).

Krapf agrega que “el espermatozoide recurre a la modificación de proteínas existentes para regular la actividad de estas. Durante más de 20 años, este campo de estudio giró alrededor de modificaciones dependientes de fosforilación de proteínas. El trabajo muestra que además de esto, la acetilación de proteínas tiene un rol importante dentro la fisiología espermática”.

Esta investigación será  el puntapié inicial para el estudio de esta nueva área en la fisiología reproductiva, con aplicación directa en el mejoramiento de muestras espermáticas para terapias reproductivas.

La primera autora de este trabajo, Carla Ritagliati, es becaria posdoctoral de CONICET en el Laboratorio de Cascadas de Señalización Celular del IBR.

También participaron  las becarias doctorales Carolina Baró Graf y Cintia Stival, del mismo laboratorio, y los investigadores del CONICET en el Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME, CONICET-FIBYME) Guillermina Luque, investigadora asistente, y Mariano Buffone, investigador independiente.  

Fuente: Artículo publicado en la web del CONICET

Te puede interesar