Recomiendan controlar la contaminación ambiental en la Ciudad

Ciudad 11 de noviembre de 2018 Por
Es por la presencia de material particulado PM2,5 que supera los límites de riesgo fijados por la Organización Mundial de la Salud
PM2,5

El Defensor del Pueblo, Alejandro Amor recomendó al gobierno porteño que disponga las medidas necesarias para comenzar a controlar la presencia de Material Particulado PM2,5 en el aire de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La presentación recayó ante el titular de la Agencia de Protección Ambiental del Ministerio de Ambiente y Espacio Público del GCBA, Juan Bautista Filgueira, a quien solicitó que se comience a controlar la presencia de ese material y que se incremente la red de monitoreo de calidad de aire ambiente en la jurisdicción.

Se advierte que la Ciudad carece de un sistema de monitoreo que pueda controlar en forma sistemática este tipo de material pese a que es altamente nocivo para la salud humana.

Un reciente estudio que realizó una ONG ambientalista concluyó que el Material Particulado PM2,5, presente en el aire porteño, supera los límites de riesgo fijados por la Organización Mundial de la Salud.

¿Pero qué es el Material Particulado PM2,5?

El material particulado respirable que se encuentra presente en la atmósfera de las ciudades en forma sólida o líquida (polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento y polen, entre otras) según su tamaño se puede dividir en PM10 o PM2,5. Estas últimas son partículas de diámetro aerodinámico inferior o igual a los 2,5 micrómetros, es decir, son 100 veces más delgadas que un cabello humano.

Su tamaño hace que sean 100% respirables ya que ingresan al sistema respiratorio depositándose en los alvéolos pulmonares y hasta pueden llegar al torrente sanguíneo.  Están compuestas por elementos que son más tóxicos (como metales pesados y compuestos orgánicos) que los que componen, en general, las partículas más grandes.

Los efectos que las partículas causan en la salud de las personas están asociados a enfermedades de tipo respiratorio, como la bronquitis, aunque estudios recientes también demostraron efectos sobre dolencias de tipo cardiovascular.

Los más afectados por este contaminante son los niños, ancianos y personas con padecimientos respiratorios y cardiacos.

Fuentes: Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires
                  Ecologistas en Acción

Foto: Agencia Europea de Medio Ambiente

Te puede interesar