Sedentarismo preocupante: Es el principal responsable de los niveles de sobrepeso y obesidad

Salud 08 de abril de 2019
Sólo 1 de cada 5 niños y adolescentes cubren la recomendación de actividad física diaria.
05-04-19_actividad_fisica_1
- Foto: Secretaría de Salud de la Nación.

El 80 por ciento de los adolescentes de entre 13 y 15 años no alcanza a cubrir las recomendaciones diarias de actividad física requerida, según datos del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación. Entre otros datos, más del 50 por ciento de ellos pasa más de tres horas en estado sedentario, además del tiempo que pasa en la escuela con jornadas preponderantemente sedentes.

En este marco, buscan implementar la Guía de Estándares de Entornos Escolares Saludables, que incluye recomendaciones para regular entornos escolares en materia de alimentación saludable y actividad física.

En sintonía, es necesario generar un entorno escolar físicamente activo, teniendo en cuenta que la recomendación mundial establece que niños, niñas y adolescentes realicen 60 minutos de actividad física diaria.

De esta manera, se propone garantizar la cantidad y calidad de actividad física con un enfoque inclusivo de la temática, garantizar idealmente 3 clases de educación física por semana y la promoción de otras actividades curriculares, extra-curriculares y extraescolares que alienten al movimiento.

Cabe destacar que este documento desalienta el requerimiento de apto físico, que funciona como barrera para que los niños, niñas y adolescentes practiquen actividad física en el entorno escolar.

Las autoridades se encuentran elaborando un documento de consenso para desestimular el apto físico y promover la práctica de actividad física en todos los niños, niñas y adolescentes y aconsejar el control integral de salud.

En definitiva, dicho consenso, según la fuente, “recomienda no exigir, desde la escuela, un apto físico como condición para que los niños, niñas y adolescentes participen de la clase de educación física, dado que el mismo carece de evidencia científica de respaldo, no previene ni detecta precozmente riesgo de eventos súbitos, funciona como un falso reaseguro de control de salud de los niños y ninguna institución internacional lo recomienda. Lo que sucede en la práctica es que la exigencia del apto físico que muchos niños tardan en conseguir, obstaculiza el derecho que niños, niñas y adolescentes tienen de practicar actividad física”.

Fuente: Secretaría de Salud de la Nación.

Te puede interesar