Huellas de Esperanza. Un programa de servicio en beneficio de la comunidad

Sociedad 18 de septiembre de 2017 Por
El Servicio Penitenciario Federal desarrolla un programa especial, en la que participan personas privadas de la libertad, dirigido a personas con discapacidades
spf

Huellas de esperanza es un programa que se desarrolla en cárceles federales en nuestro país, basado en la experiencia de la hermana Pauline Quinn, reconocida mundialmente por su trabajo con perros de servicio adiestrados por personas privadas de la libertad.

Dado el  éxito que tiene en Estados Unidos y países europeos, autoridades locales invitaron a la religiosa para aplicar un programa piloto en los establecimientos federales.

Los canes que se entrenan en el SPF, técnicamente son “perros de servicio” para personas con discapacidades motrices. Se les enseña, a abrir y cerrar puertas, cajones, heladeras; alcanzar y levantar objetos del suelo; prender y apagar luces e interruptores, entre otras cosas.

Se prevé que en un futuro se incorpore la capacitación de “perros señal” destinados a personas con discapacidades auditivas, y “perros guía” para no videntes.

Los perros son adquiridos por el Servicio Penitenciario Federal y se entregan en forma gratuita, con su respectivo pedigree, previamente castrados y chipeados para su reconocimiento en caso de extravío.

Actualmente se incorporaron seis cachorros de Labrador Retriever, que cumplen sus primeros dos meses de entrenamiento antes de ser entregados sin costo alguno a personas con discapacidad motriz. Sol, Bingo y Zeus, en el Centro Federal de Detención de Mujeres (Unidad 31), y Paul, Jhon e Indio en la Colonia Penal de Ezeiza (Unidad 19).

Hay que destacar el arduo trabajo del equipo de adiestradores profesionales y el rol de hombres y mujeres privados de su libertad, ayudando en el adiestramiento. Ellos encuentran una forma de brindarse a la comunidad a través de esta acción solidaria.

Otra novedad es una nueva integrante que llegó desde Senillosa, provincia de Neuquén con destino a la Colonia Penal de Ezeiza (Unidad 19) y que fue donada por el Criadero León del Cielo de Pedro Medina. Se la bautizó Paulina, es homenaje a la madrina del programa.

Quienes quieran postularse para ser beneficiarios del programa, o sepan de alguien que puede interesarle, pueden contactarse a las siguientes direcciones de correo electrónico: 

[email protected]

y [email protected]

 Fuente SPF

Te puede interesar