Ola de inseguridad en Derecho

Sociedad 07 de noviembre de 2019 Por
En los últimos tiempos creció el número de hurtos, amenazas y agresiones hacia alumnos y profesores dentro y fuera de la alta casa de estudios.
derecho1

Aunque parezca sorprendente, la inseguridad llegó para quedarse dentro de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

Así lo reflejan los permanentes reclamos de alumnos, que son víctimas a diario de situaciones desagradables en pasillos, escaleras, baños y hasta en las mismas aulas. Esta realidad los lleva a que deban desplazarse con cuidado para evitar que les sustraigan sus cosas o reciban alguna agresión.

Los casos de inseguridad van desde hurtos en plena clase hasta vendedores ambulantes que ingresan al edificio e increpan a los estudiantes. 

Estos hechos se extienden hasta en los baños donde increpan a quien ingrese, y en algunos casos en forma violenta.

Los alumnos detallan por ejemplo que ante la negativa a comprarles “pañuelitos”, los vendedores se ponen violentos, agreden verbalmente y amenazan. En ocasiones, los increpadores parecen estar bajo los efectos de alcohol o drogas.

Si bien es cierto que en el interior del edificio, hay personal de seguridad y cámaras, también lo es que el número de personas ajenas a la institución es tal, que se ven desbordados y resulta imposible poder brindar protección  suficiente. 

Uno de los casos que tuvo mucha trascendencia tuvo lugar en el gabinete informático (espacio en donde los alumnos pueden utilizar computadoras de la Facultad), en el cual una mujer hacía uso de dos computadoras a la vez (jugando) y frente al pedido de una estudiante para usar una de ellas, la mujer la terminó agarrando de los pelos. Luego de esa agresión, se publicó un video en las redes en el que se ve a una agente de policía retirándola en medio de una férrea resistencia de su parte. Según los dichos, no estaba en su sano juicio.

Otro hecho se dio semanas atrás, cuando una alumna fue agredida por una persona indigente, que, según indicó ella, no estaba en sus cabales.

Incluso hubo otros casos resonantes, que se dieron en la misma Sala de Profesores de la Facultad. El último caso conocido fue el de una profesora a quien le robaron su celular. La docente intentó  correr al ladrón, pero no pudo alcanzarlo.

Los alumnos cansados de todo esto, vienen exigiendo, sin éxito,  que se frene la ola de inseguridad en su Facultad.

En tal sentido, el día 26 de septiembre de este año, un estudiante presentó una nota al decano, en la cual solicitó que se tomen medidas de carácter urgente. 
También está circulando un petitorio que está siendo firmado para que se arbitren los medios correspondientes a fin de que el personal docente, personal no docente y estudiantes puedan asistir sin que corra riesgo su integridad física o que se los despoje de sus objetos materiales. El mismo será entregado del Decano de Derecho.

Te puede interesar