Absuelven a un jornalero con discapacidad psicosocial luego de un año y medio de prisión preventiva   

Judiciales 01 de agosto de 2020
Tiene un retraso mental moderado que le impide conocer el valor de sus actos y pese a ello estuvo preso más de 500 días acusado de tentativa de contrabando de estupefacientes 
SPFIII

Dicen que la justicia es lenta pero que finalmente llega. Este es el caso de un ciudadano boliviano que permaneció un año y medio con prisión preventiva acusado del delito de tentativa de contrabando de estupefacientes.

Cardozo Subia nació en Tarija, Bolivia, y era un jornalero analfabeto que se ganaba la vida como "bagayero" cruzando el río Bermejo en un bote transportando bultos a cambio de un pago “a voluntad”. 

El 1 de marzo de 2019 lo contratan para cruzar un bulto desde Bermejo -Bolivia- hacia la localidad de Aguas Blancas. Un control de Gendarmería lo paró y revisó la mercadería que llevaba. Entre las bolsas, detectaron una caja cerrada con 5 kilos de cocaína.

A pesar de sostener que desconocía lo que llevaba y de señalar a las personas que se la habían dado (una de ellas estaba en ese momento con el), fue detenido, acusado, indagado y procesado en el Juzgado Federal de Orán y enviado a prisión preventiva en el Complejo Penitenciario Federal de General Güemes. Allí permaneció más de 500 días

A cargo de su defensa estuvo la defensora pública oficial, Clarisa Galán, cuya intervención fue determinante para que se hiciera justicia con este hombre que sufre de un retraso mental moderado y vive en una total precariedad.

Galán, junto con el equipo interdisciplinario de la jurisdicción de Salta y el Cuerpo de Peritos y Consultores Técnicos de la Defensoría General de la Nación (DGN), durante el juicio oral lograron demostrar que por la discapacidad psicosocial del acusado, no podía conocer que transportaba sustancias ilegales y ni siquiera comprender el valor de sus actos.

Esa situación ya era conocida por el Juzgado Federal, dado que la defensa agregó un certificado que daba cuenta de esa discapacidad e indicando los problemas de salud mental desde su primera declaración. No obstante ello no solo fue procesado sino que durante el proceso se violaron las normas nacionales e internacionales que protegen los derechos de las personas con discapacidad ya que Cardozo no recibió ningún tipo de apoyo o ajustes razonables en la cárcel a pesar de su discapacidad.

Una vez elevada la causa a juicio, la actuación de la defensa llevó a que se practicaran una batería de test psicológicos, dos juntas médicas realizadas por los peritos de la DGN y otra por profesionales del Hospital Psiquiátrico Miguel Ragone que corroboraban lo dicho. Además, se practicó un completo informe socioambiental, determinando la extrema vulnerabilidad psicosocial del acusado.

Finalmente el Tribunal Oral en lo Federal Criminal 1 de Salta resolvió absolverlo por considerar que actuó sin dolo.

Pero la historia no termina acá, dado que Cardozo Subia continúa en una situación de extrema vulnerabilidad. Por esa razón el equipo de la defensoría pública federal está realizando gestiones ante el Consulado de Bolivia para que se lo asista y acompañe en el regreso a su lugar de origen, donde lo esperan sus hijos.

Fuente: Defensorïa General de la Nación 

Boletín de noticias