El padre murió y los hijos deberán pagar una condena millonaria

Judiciales 28 de septiembre de 2020
Estaba demandando en un proceso civil, y el resultado del juicio es una condena de casi 4 millones de pesos por los daños que sufrió el damnificado.
Ruta
- Foto de archivo.

En la provincia de Río Negro, un hombre que estaba demandado en un proceso civil a raíz de un incidente vial murió antes del dictado de la sentencia. Y ahora, sus dos hijos tendrán que pagar parte de una condena millonaria. Como ya estaba iniciada la sucesión debieron afrontar ese proceso que había comenzado.

El resultado del juicio fue una condena de 3.933.826,43 pesos por los daños que sufrió un motociclista.

El hecho ocurrió en la Ruta 151, justo en la intersección con un camino rural, donde el Ford Mondeo, conducido por la mujer del hombre que murió, giró imprevistamente a la izquierda para ingresar a ese camino y en la maniobra embistió a un motociclista de 35 años que quedó gravemente herido.

El titular registral del vehículo era el hombre, y al morir antes de que concluyera el proceso, ingresaron como parte demandada los dos hijos, en su calidad de herederos.

La responsabilidad fue de la demandada

De las pruebas aportadas al expediente, entre ellas una pericia accidentológica y algunos testimonios, se arribó a la conclusión de que la mujer que conducía el Mondeo fue la responsable del hecho y de los daños ocasionados.

“En cuanto al factor subjetivo tengo por corroborada la exclusiva responsabilidad de la demandada A. en el acaecimiento del siniestro de autos, atento no haber extremado los recaudos necesarios a fin de realizar una maniobra peligrosa -como lo es el giro a la izquierda para transponer la ruta, invadiendo el carril contrario de circulación- siendo ésta la causa determinante del accidente”, dice la sentencia que es de primera instancia y aun no está firme porque puede ser apelada.

El titular registral es civilmente responsable

La mujer que conducía fue condenada a reparar los daños, pero como ella no era la propietaria del vehículo el fallo también alcanzó a su titular registral. Según emerge de la ley el titular registral es civilmente responsable por los daños y perjuicios que se produzcan con el automotor, en su carácter de dueño de la cosa.

Por otra parte, respecto a la parte damnificada, hay que destacar que sufrió politraumatismos, estuvo un tiempo internado y debió someterse a diversos tratamientos. Además, el porcentaje de incapacidad computado en la sentencia comprende las lesiones físicas y psíquicas y alcanza el 44 %.

La demanda prosperó entonces por la incapacidad sobreviniente (daño físico, estético y psíquico), por el daño moral, los gastos de reparación de la motocicleta, los gastos de traslado, farmacéuticos y de asistencia médica.

Fuente: Poder Judicial de Río Negro.

Te puede interesar